Día del libro y los derechos de autor

El 23 de abril se celebra el Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor, decretado por la UNESCO con el objetivo de fomentar el hábito de la lectura y además de ello, con el fin de dar a conocer el derecho de la propiedad intelectual del cual el autor de una obra literaria puede ser adquirente.

Para este año, La UNESCO ha tenido a bien designar a Estrasburgo (Francia) como la Capital Mundial del Libro 2024 y cuya propuesta está vinculada con el papel de los libros a fin compartir las preocupaciones medioambientales y los conocimientos científicos, así como empoderar a los jóvenes a convertirse en grandes agentes del cambio. La intención por lo tanto, es promover el libro y la lectura para todas las edades y grupos de población, dentro y fuera de sus fronteras.

El Día Mundial del Libro, tuvo su origen el día 15 de noviembre del año 1995 como una forma de rendir un homenaje especial a grandes escritores universales tales como Miguel de Cervantes, Garcilaso de la Vega, Williams Shakespeare, Vlamidir Nabkov, Josep Pla, Manuel Mejías Vallejo, entre otros, así como fomentar y descubrir el placer de la lectura, y el aporte cultural y el legado de los grandes escritores tanto del pasado como del presente.

 

Los Derechos de Autor como parte esencial de las obras literarias

Los derechos de autor se refieren a los principios y normas jurídicas que establecen los derechos morales, patrimoniales y universales que tienen todos los autores de obras literarias, científicas, musicales, artísticas o de carácter didáctico. Dentro de esta categoría, también están los creadores de programas informáticos, los anunciantes y publicistas, los productores del mundo cinematográfico, así como las obras derivadas de las mismas, como pueden ser las traducciones, las adaptaciones, los resúmenes, etc.

La propiedad intelectual de una obra corresponde a su autor por el solo hecho de su creación. Esto significa que el autor tiene sobre sus obras una serie de derechos que les otorgan plena capacidad y exclusividad para poder explotarlas. Estos derechos son conocidos como ‘derechos de autor’ y dentro de estos encontramos: los derechos morales y los derechos económicos.

Los derechos morales son de carácter personal, irrenunciables e inalienables y, algunos de ellos, son ilimitados en el tiempo: por ejemplo, el derecho al reconocimiento de la autoría y de la integridad de las obras se mantiene para siempre. El reconocimiento de la autoría y de la integridad de las obras son los derechos morales más importantes junto al derecho a la divulgación.

Los derechos económicos o de explotación son limitados en el tiempo y su duración depende de la legislación de cada país: en El Salvador perduran durante toda la vida del autor y, tras su muerte durante 70 años más. Estos derechos económicos o de explotación son derechos transferibles, es decir, se pueden vender, ceder o compartir con terceros, con un interés económico o no. Por lo tanto, la titularidad de los derechos de explotación no pertenece siempre al autor ya que los ha podido ceder o vender a una tercera persona o entidad.

Escrito por: Lexincorp El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú