Validez legal de la renuncia al derecho de recurrir un laudo arbitral, previo al proceso o en la propia cláusula arbitral en Honduras.

Max Canelas Castro[1]

Introducción

El tema de la renuncia al recurso de nulidad de un proceso arbitral ha generado un debate entre los especialistas del derecho. En virtud de que se encuentran en oposición la libertad del pacto entre las partes y los derechos fundamentales consagrados en nuestra constitución. Esta cuestión tiene implicaciones prácticas importantes para las partes que optan por el arbitraje como método de solución de sus controversias comerciales. En el caso de la legislación hondureña, el recurso de nulidad es la única vía de impugnación del laudo arbitral. Surge de esta oposición la interrogante de si es válida la renuncia anticipada a este recurso, ya sea previo al proceso o que sea pactado en la propia cláusula arbitral.

El recurso de nulidad en la legislación hondureña

Según la Ley de Conciliación y Arbitraje DECRETO No. 161-2000 de Honduras, el recurso de nulidad contra el laudo arbitral solo puede interponerse dentro de los siete (7) días siguientes a la notificación de este o de la providencia por medio de la cual se aclara, corrige o complementa. Esta ley establece causales taxativas para la interposición del recurso de nulidad, las cuales incluyen la nulidad absoluta del convenio arbitral proveniente de objeto o causas ilícitas, la falta de constitución legal del tribunal arbitral, irregularidades en las notificaciones, omisiones en la admisión de pruebas relevantes, haberse fallado en equidad cuando se pactó en derecho, entre otras.

Estas causales de nulidad buscan establecer un marco jurídico sólido para el proceso arbitral, garantizando la legalidad y eficacia del laudo. La nulidad de un proceso legal implica que un acto jurídico o procesal no cumple con los requisitos legales para ser válido y eficaz, y por lo tanto, se le priva de sus efectos jurídicos. La nulidad en general puede ser absoluta o relativa, dependiendo de la gravedad del vicio y la posibilidad de sanearlo o convalidarlo.

El derecho al debido proceso y la renuncia anticipada al recurso de nulidad

El derecho al debido proceso es un derecho humano fundamental que garantiza a toda persona el derecho a ser oída con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable por un juez o tribunal competente, independiente e imparcial. Este derecho busca confirmar la legalidad y correcta aplicación de las leyes dentro de un marco de respeto mínimo a la dignidad humana en cualquier tipo de proceso.

Algunas personas pueden estar interesadas en renunciar anticipadamente al recurso de nulidad, es decir, antes de que se dicte el laudo, para asegurarse de que la decisión del tribunal arbitral sea definitiva, firme e irrecurrible por nulidad. Esta posibilidad plantea dudas jurídicas importantes, como, por ejemplo, si es válida la renuncia al recurso de nulidad desde el punto de vista de los derechos humanos, si es improcedente un recurso de nulidad planteado por alguna de las partes a pesar de la renuncia consentida en el pacto arbitral, y si la renuncia previa al recurso es válida considerando las garantías constitucionales.

La invalidez de la renuncia al derecho de recurrir un laudo arbitral

El derecho al debido proceso es un bien jurídico universal que protege el núcleo de los derechos fundamentales de las personas. Al ser un derecho humano, cualquier renuncia a este derecho resulta nula ipso jure, es decir, nula de pleno derecho. Esto implica que la renuncia anticipada al recurso de nulidad en el arbitraje no puede considerarse válida, ya que estaría vulnerando los principios fundamentales del debido proceso y la tutela judicial efectiva.

La finalidad del proceso en general es resolver los conflictos de intereses mediante la aplicación del derecho y la tutela de los derechos fundamentales. El proceso busca establecer la verdad de los hechos, garantizar la justicia en la decisión y restaurar la paz social entre las partes. Por lo tanto, la acción de nulidad se reconoce como un remedio procesal impugnatorio que el legislador ha creado para garantizar el control legal de los laudos arbitrales, especialmente en casos de irregularidades relacionadas con el debido proceso y el derecho a la defensa.

La tutela judicial efectiva y el arbitraje como alternativa

El artículo 24 de la Constitución garantiza el derecho de todos a la tutela judicial efectiva de los jueces y tribunales. El Tribunal Constitucional ha señalado que esta tutela también se obtiene a través de una decisión arbitral. Por lo tanto, la elección del arbitraje no menoscaba el derecho a la tutela judicial efectiva reconocido por la Constitución.

La renuncia anticipada al recurso de nulidad en el arbitraje ya sea en el convenio arbitral o en otro documento complementario, podría considerarse válida, únicamente después de haberse dictado el laudo. El acceso a la jurisdicción no puede ser limitado por la renuncia anticipada a un recurso que tiene como finalidad garantizar el respeto al debido proceso y el derecho a la defensa. La renuncia previa al recurso de nulidad carece de fundamentos sólidos en el ordenamiento jurídico hondureño, ya que según este por ser garantista no permite la renuncia a un futuro impredecible y desconocido en el momento de la misma, por considerarse un menoscabo precisamente derechos universales e inherentes a toda persona.

Conclusiones

En conclusión, la renuncia anticipada al recurso de nulidad en el arbitraje no es válida desde el punto de vista de los derechos humanos y la tutela judicial efectiva. El derecho al debido proceso y el acceso a la justicia son principios fundamentales que no pueden ser renunciados anticipadamente en el ámbito arbitral. El recurso de nulidad es una garantía procesal que busca controlar la legalidad y eficacia del laudo arbitral, y su renuncia anticipada socavaría los fundamentos mismos del sistema arbitral y su función social de resolver las controversias de forma privada.

Es importante que las partes involucradas en un proceso arbitral comprendan la importancia de mantener la posibilidad de recurrir en caso de irregularidades o violaciones al debido proceso. El arbitraje puede ser una alternativa eficaz para la solución de controversias comerciales, pero no debe ser utilizado como un medio para eludir el control judicial y renunciar a derechos fundamentales. La legislación debe garantizar un equilibrio adecuado entre la autonomía de la voluntad de las partes y la protección de los principios básicos del debido proceso.

En última instancia, es crucial destacar que un pacto anticipado de no recurrir un laudo arbitral resulta nulo de pleno derecho, en consonancia con los principios fundamentales del debido proceso y la tutela judicial efectiva. La renuncia a derechos esenciales no puede ser válida cuando está en juego el acceso a la justicia y la garantía de un proceso legal conforme a las reglas mínimas para considerarlo legítimo y eficaz. Por ende, cualquier intento de limitar el recurso de nulidad mediante acuerdos previos no puede ser considerado como un impedimento válido para declarar la improcedencia de un recurso de nulidad presentado contra un laudo aun cuando se haya pactado su renuncia en la propia clausula arbitral.

Solo para ilustrar proponemos el siguiente ejercicio mental, supongamos que A y B pactaron su clausula arbitral con el siguiente fragmento “La partes renuncian expresamente a interponer recursos contra el laudo arbitral” Podemos decir que tal pacto es valido si se conoce el laudo arbitral y se consiente como una forma valida de solucionar la controversia. Pero si el laudo es producto de un proceso nulo desde su génesis, o se ha constituido el Tribunal de forma ilegal, violentando las normas básicas para su constitución, si existen irregularidades en las forma pactada o legal de realizar las notificaciones, si el objeto de la relación es ilícito, si se ha fallado en equidad, habiéndose pactado en derecho o si el laudo contiene disposiciones contradictorias, ultra petitas o si simplemente no se soluciono la controversia en el laudo de la forma en que se sujetaron las cuestiones a arbitramiento, el tal laudo es nulo y se puede recurrir mediante la nulidad o mediante el recurso de amparo.

En Lexincorp, tu firma legal one stop centroamericana entendemos la complejidad de las disputas comerciales y la importancia de contar con asesoramiento legal especializado en la materia de arbitraje. Nuestra firma legal está comprometida a brindar servicios jurídicos de la más alta calidad a nivel regional, asegurando la defensa efectiva de los derechos de nuestros clientes. Si enfrentas desafíos en el ámbito arbitral o busca asesoramiento legal experto, confía en Lexincorp para obtener soluciones integrales y eficaces. Estamos aquí para salvaguardar tus intereses y proporcionar la asistencia legal que te mereces.

Bibliografía.

(economistjurist.es) ¿Es válido el “pacto de no recurrir” un laudo arbitral? NO, en principio. España, Rafael Hinojosa Segovia Socio de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira. Profesor Titular de Derecho Procesal de la UCM

Vista de La posibilidad de renunciar a la acción de nulidad del laudo arbitral en el ordenamiento jurídico ecuatoriano (usfq.edu.ec) Guerra Romero, D.M. «La posibilidad de renunciar a la acción de nulidad del laudo arbitral en el ordenamiento jurídico ecuatoriano». USFQ Law Review, Vol 8, no 2, octubre de 2021, pp. 77-104, doi: 10.18272/ulr.v8i2.2273.* Alumni de la Universidad San Francisco de Quito USFQ, casilla postal 17-1200-841, Quito 170901, Pichincha, Ecuador. Correo electrónico: die_gue12@hotmail.com ORCID iD: https://orcid.org/0000-0003-2670-7656USFQ LAW REVIEW Volumen VIII, Núm. 2 • octubre 2021ISSN: 2631-2573 • ISSN(e): 1390-8014

https://www.corteidh.or.cr/tablas/a17762.pdf EL DEBIDO PROCESO LEGAL Y LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS Víctor Manuel Rodríguez Rescia, Secretario Adjunto a.i. de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y profesor titular de los cursos de Derechos Humanos I y II de la Universidad de La Salle, San José, Costa Rica

[1] Socio de Lexincorp Honduras, abogado UNAH, maestrante en Seguridad Humana UNPH, cuenta con más de 15 años de experiencia profesional enfocado esencialmente al litigio, abarcando de manera específica las áreas de litigio civil, arbitraje y penal, atendiendo esencialmente en asuntos relacionados con empresas y derechos de propiedad.

Escrito por: Lic. Max Canales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú