Las Indicaciones Geográficas: un vínculo entre el producto y la región.

La indicación geográfica se utiliza para identificar productos cuyas características son otorgadas por las cualidades naturales del medio geográfico y son identificados como originarios de la zona, con determinada calidad, reputación u otra característica, por mencionar algunas: “relojes suizos”, “queso Roquefort”, “El Tequila”, “Cognac”, “Escosés” y “la seda tailandesa”.

Por lo general, una indicación geográfica consiste en el nombre del lugar de origen del producto, como el “Café de Colombia” o el té negro “Darjeeling” originario de la India. Pero también existen nombres que no necesariamente corresponden a lugares geográficos, como “vino verde” (Portugal), “cava” (España) o “aceite de argán” (Marruecos), el tratamiento legal depende de la normativa interna de cada país y obviamente de la aceptación del consumidor.

Es importante mencionar que el uso de las indicaciones geográficas no se limita solamente a los productos agrícolas, ya que también reconoce y resalta determinadas habilidades y tradiciones de fabricación. Ese es el caso de la artesanía, que generalmente se elabora a mano utilizando recursos naturales locales y manufactura tradicional.

¿Cuáles son los beneficios de la declaratoria de una Indicación Geográfica?
  •  Ganancias económicas: en la comercialización y exportación de los productos.
  • Protección jurídica: permite diseñar estrategias de observancia y comercialización.
  • Impide la competencia desleal: ayuda a identificar las imitaciones o falsificaciones.
  • Confianza: El consumidor y los comercializadores las conocen y confían en su calidad.
  • Valor agregado: Otorga al producto un valor agregado que se ve reflejado en el precio.
  • Cohesión: genera unidad entre los productores de determinada zona geográfica y demás agentes que intervienen en su producción y comercialización.
  • Diferenciación: distingue las características propias del producto y facilita el acceso a los mercados internos y externos.
  • Código de prácticas o reglamento de uso: su elaboración es indispensable a fin de generar sistemas de trazabilidad, verificación y control con el objeto de garantizar calidad y conformidad.

Desde la adopción en 1994 del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Acuerdo sobre los ADPIC), se le ha prestado a este tema una atención cada vez mayor por parte de los gobiernos, productores, exportadores y consumidores. Ante la realidad de un comercio internacional cada vez más abierto e interrelacionado su adecuada protección se encuentra ahora más vigente que nunca.

Escrito por:

Didier Alemán

Asociado Senior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú