Desarrolladores Vrs Administradores de Proyectos Inmobiliarios

Guatemala, desde hace varias décadas, es el escenario de un gran número de proyectos inmobiliarios, tanto comerciales como residenciales. Los desarrolladores, quienes tienen como actividad principal la organización de la construcción, desde las gestiones administrativas, licencias de construcción, contratación de servicios, elaboración de una estructura legal que permita operar en forma eficiente, se enfrentan a grandes retos para poder concluir las obras con éxito. Pero, su principal objetivo, son las ventas finales de las unidades inmobiliarias, ya sean locales comerciales, casas o apartamentos. El negocio es, al final de cuentas, no conservar el inmueble que tanto tiempo tomó llevar a la existencia. Pero, debido a las propias circunstancias del mercado, muchas veces se ven ante la necesidad de balancear la totalidad de las ventas del proyecto, es decir, la entrega de hasta el último de los bienes raíces que promueven y la entrega efectiva ante los propietarios. Muchas veces se ven en la situación complicada de tener inmuebles sin vender, inmuebles sin entregar e inmuebles ya traspasados a sus compradores finales. Estos casos colocan a los desarrolladores, cuyo giro principal no es la administración de propiedades, en situaciones de desconocimiento administrativo que perjudican su negocio y, muchas veces, les hacen tener pérdidas financieras, pues terminan dedicándoles recursos económicos y de recursos humanos a empresas administradoras que no les generan ingresos que justifiquen su manejo.
La solución en estos casos muchas veces es más sencilla de lo que parece a simple vista: la implementación de modos legales que permitan asegurarles a los desarrolladores y a los nuevos propietarios, una correcta administración de las operaciones. Esto generalmente se hace en los Reglamentos de Copropiedad, que puede incluir el Régimen Jurídico de Propiedad Horizontal para el caso de edificios, o el de Condominio y Copropiedad para desarrollos de casas. Si la administración incluye manuales operativos eficientes y los incorpora desde el primero momento al régimen legal que corresponda, inclusive su registro ante las autoridades que correspondan, se puede evitar muchos dolores de cabeza y pérdidas futuras. Entre los aspectos más importantes a incluirse dentro de estos manuales, deberían estar las actividades del administrador, el pago de cuotas, el presupuesto operativo, la contratación de terceros, la cobertura de seguros y la atención al cliente, entre otros.
Ha sido nuestra experiencia que, en los proyectos de desarrollo inmobiliario en los que se toman en cuenta estos aspectos desde un principio, el nivel de satisfacción de los clientes es mayor y el éxito del proyecto mismo aumenta considerablemente. Tal vez lo más importante a tomar en cuenta es que una compañía que se dedica a desarrollar, no tiene ninguna ventaja en hacer administraciones improvisadas. Nuestra constante recomendación a nuestros clientes es que planifiquen de antemano hasta esos momentos de transición en los proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú